domingo, 18 de agosto de 2013

U-BOATS EN EL MAR CARIBE



Algunos comentarios sobre los avances tecnológicos alcanzados por los Aliados y su papel en la derrota de la Kriegsmarine.



Por  Maximino Gómez Álvarez (Historiador y Vice-Presidente de la Asociación para la Investigación y Difusión de la Historia Naval de Cuba)



El año de 1943 representó un punto de inflexión el la Batalla del Caribe, ya para el mes de mayo de ese año la Flota Submarina alemana comenzó a sufrir enormes pérdidas, dada la superioridad que habían alcanzado las fuerzas Aliadas; la combinación de enormes recursos económicos y los continuos avances tecnológicos alcanzados por estos en un cortísimo plazo de tiempo, propiciaron un giro importante y decisivo en el curso y desenvolvimiento general de la Batalla del Atlántico. La ocupación de la Máquina Enigma y la descodificación de los mensajes transmitido a través de esta, constituyó un paso importantísimo, entre tanto la creciente construcción en astilleros norteamericanos e ingleses de destructores y fragatas respectivamente, permitieron el enfrentamiento y la frenada a las oleadas de u-boats. La fabricación en serie de nuevos modelos de aviones, como los F4F/FM Grumman Wildcat, así como los Grummans TBF/TBM Avengers y en especial los B-24 Libertor de largo alcance, que componían el Army Air Forces Antisubmarine Command, jugaron un importantísimo papel en este enfrentamiento.

 Grumman Wildcat entre otros medios fueron cambiando el curso de la Batalla del Atlántico.

Fabrica de Liberator, un factor desicivo en la lucha anti submarina.


Los destructores fueron dotados con la más alta tecnología de lucha antisubmarina.

 En la primavera del 43, ya los británicos habían desarrollado el radar centimetrico en un modelo lo suficientemente reducido en tamaño, lo que permitía su instalación en aeronaves, los que además, resultaban indetectables por los radares de alerta Metox desarrollado por Alemania. A los alemanes les preocupaba dicha situación, por el profundo impacto psicológico que ello podía suponer para los miembros de las tripulaciones de submarinos, y por sobre todo, porque de continuar el desarrollo de estos acontecimientos en esa dirección, podían cambiar el curso de la guerra. Ya Döenitz había comunicado a su oficialidad esta circunstancia:

 Cada vez se hizo más patente la preocupación del Almirante Döetniz sobre el curso de la guerra.
 
“Para todos los comandantes de Submarinos:

En sus esfuerzos por arrebatarle a los submarinos su característica más valiosa (la invisibilidad), el enemigo está a distancia por delante de nosotros en virtud de su localización por radar. Soy plenamente consciente de la difícil posición, en que esto nos sitúa en la lucha contra las escoltas y fuerzas anti-submarina. Ustedes pueden estar seguro de que he hecho y continuaré haciendo todo lo que esté dentro de mis facultades como Comandante en Jefe para cambiar esta situación lo más rápidamente posible. Se está trabajando en tanto, dentro de la Armada y fuera de ella para desarrollar y mejorar sus armas y tecnología. Espero que ustedes continúen su lucha decidida con el enemigo y por desarrollar su ingenio, habilidad y tenacidad en contra de sus trucos y técnicas, para finalmente derrotarles. Los comandantes en el Mediterráneo y el Atlántico han demostrado que aún hoy, el enemigo tiene puntos débiles en todas partes y que en muchos casos, los recursos de enemigo no son tan eficientes como quieren hacer parecer a primera vista, si el comandante del barco está decidido a obtener un éxito a pesar de todo. Creo que en breve voy a poder darles mejores armas para esta dura lucha vuestra[1] .    

DÖENITZ “

 Las medidas adoptadas por el Alto Mando alemán llegaban tarde a la ofensiva.

Los alemanes trataron infructuosamente de frenar esta ofensiva tecnológica, tomando mediadas urgentes, como las de dotar a sus submarinos de los denominados “Flak boats”[2], para defenderse de los ataques aéreos de los que continuamente resultaban víctimas. Desarrollaron, además, el Sistema Wanze, que lograron mejorar durante un corto periodo de tiempo sus capacidades de detección, mejorando sustancialmente la fabricación de sus torpedos, creando los de sistema acústico programado que resultaron muy eficaces, pero estos últimos avances fueron paralizados, por el desarrollo por parte de los Aliados de contramedidas tácticas como el Step-Aside o elementos técnicos como el denominado Foxer[3]

 La batalla fue desidiéndose a favor de los Aliados.
Los novedosos elektroboots, una de las últimas esperanzas del GrossAdmiral, llegaron demasiado tarde y su participación activa en la guerra submarina fue de escasa importancia.
El 24 de mayo de 1943, el Almirante alemán hacia llegar una carta a todos los Comandantes de U-boats:

A todos los Submarinos

Muy Secreto
24 de mayo 1943.
Orden del Día

Para todos los U-Boot.

La cada vez más difícil y amarga lucha por nuestra victoria me lleva a hacer hincapié en la gravedad de nuestra situación actual y futura. Ustedes saben que estamos luchando en el frente con éxito, nuestro ejército y fuerza aérea realizan ataques en todos los frentes a sus enemigos con gran fuerza. La oposición es muy vigorosas en algunos casos. Esta batalla por la seguridad de la patria y los territorios ocupados debe ser garantizada, para mantener la alimentación de nuestro pueblo y la fabricación de armas y municiones para el frente. Ustedes deben entender claramente que la lucha actual sólo constituye una posición en contra de un enemigo más fuerte en hombres y material, pero no es suficiente para lograr una rápida y definitiva victoria.
Ustedes pueden por sí solos, por el momento, hacer un ataque ofensivo contra el enemigo y golpearlo. Los U-Boats deben continuar con el hundimiento de buques que conducen el material de guerra y los suministros necesarios para las Islas Británicas, la perdida continua del enemigo los debilita. El pueblo alemán desde hace mucho tiempo sentía que nuestros barcos constituían la mayor y más decisiva arma y que el resultado de la guerra depende del éxito o el fracaso de la Batalla del Atlántico.
Cada uno de ustedes debe ser consciente de su gran responsabilidad y cada oficial a cargo debe ser capaz de decir que él ha llevado a cabo operaciones con todos los esfuerzos y la tenacidad para alcanzar nuestro importante objetivo. Sé que las operaciones de ustedes constituyen una de las más difíciles y costosas en pérdidas humanas y materiales, ya que la capacidad de defensa del enemigo en este momento es superior a la nuestra a la vista de los nuevos avances técnicos. Créanme, que he hecho todo lo posible y seguiré haciéndolo, con el fin de introducir cuanto antes  nuevos medios para luchar contra este enemigo. En un breve periodo de tiempo presentaré algunos de los nuevos avances que superarán al enemigo, armas tan fuertes que serán capaces de triunfar sobre sus enemigos, los equipamientos y la capacidad de los destructores. Pero en este ínterin, hay que dominar la situación con las medidas ya ordenadas y con un cambio parcial en las zonas de operaciones. Por lo tanto, no permitir que se nos obligue a permanecer a la defensiva y no descansar cuando haya una oportunidad, que aún se siguen produciendo y luchar aún con más fuerza y decisión con el fin de hacernos aún más fuertes en la batalla decisiva en el Atlántico Norte, que se llevará a cabo en breve con mejores armas en las puntos más vulnerables de los enemigos. Seremos los vencedores, mi fe en nuestros barcos me convence de ello[4].

Heil Hitler

Comandante
Döenitz

Es cierto que las fábricas de armamentos y astillero continuaban trabajando febrilmente en el diseño y fabricación de nuevos  submarinos y en la elaboración de novedosos sistemas comunicación, de detección y de contramedidas aéreas, pero el tiempo y la carencia de  suministros necesarios actuaban en su contra; ello se hizo palpable en el fracaso de algunos modelos de torpedos y de armamentos antiaéreos que debían contar con periodos prolongados de ensayos que les permitieran su perfeccionamiento y puesta a punto para el inicio de su fabricación en serie, una muestra de estos fracasos en el intento desesperado de contar con un nuevo armamento, consistente en este caso, en rampas de lanzamiento de cohetes acoplados a los submarinos se hace patente en el informe que ofrecemos a continuación:

1º Diciembre 1943
Informe

“…El equipamiento de los uboats portadores de cohetes fue abandonado debido a la desfavorable experiencia en el U-441 (falta de seguridad en el disparo). La cuestión de la utilización de cohetes explosivos, que se dispararon desde lanzadores múltiples, se investigó a fondo entre octubre y noviembre de 1943. Dicha investigación puso de manifiesto la incapacidad para realizar disparos rápidos y sus efectos como arma de fuego… las posibilidades de éxito son extremadamente bajas y de un efecto aterrador, hay que esperar por lo menos el resultado de su uso inicial. El primer submarino con este dispositivo será el U-986. Hay que esperar el resultado de la experiencia…”[5].

El Mar Caribe, Golfo de México y el Atlántico se convirtieron para los alemanes en un colosal polígono de pruebas para las nuevas tecnología, armamentos y tácticas de la guerra submarina; en este último aspecto, la Unterseeboot Flotille desplegó todo su ingenio. De acuerdo a informes, estudios y análisis de los mandos aliados, todas las tácticas operacionales fueron utilizadas por los alemanes, así como la combinación de algunas de esta, aunque se puede afirmar, que en la práctica, raras veces las tácticas operacionales que señalamos a continuación se seguían al pie de la letra:

Einzelstellung (Único u-boat): Un solo submarino, que operaba reportando los movimientos de buques, sus características, carga etc. y detallando las condiciones climáticas, sin atacar, al menos que se le ordenara hacerlo.

Freijagd (U-boat operando de forma independiente): Un submarino que operaba a en una determinada zona, y de forma totalmente independiente, según el criterio del Oficial al mando. Este modus operandi se conoció en la zona de San Lorenzo y en la costa de América del Sur. En estos casos las comunicaciones se reducían a la mínima expresión.

Vorpostenstreifen (patrulla de línea): Consistente en una agrupación de submarinos, cuyo número podía llegar hasta 25, extendiéndose unas 20 millas de distancia en una dirección determinada a través de la ruta de convoyes, patrullando los ángulos rectos de dicha línea, no más allá de 10 millas. La localización del convoy y su avistamiento se comunica a Control, que a su vez pasa la señal a otros submarinos en la misma línea.

Aufklaerungsstreifen (Reconocimiento por barrido): Un submarino es retirado por el Control de su línea de patrulla y señala los límites de las aéreas a ser barridas, la fecha de comienzo del barrido y las unidades que tomaran parte. El límite de las zonas a ser barridas puede ser de 150 millas de distancia. Los submarinos pueden extenderse hasta 20 millas de distancia. 

Angriffsaufstellung (Ataque en Formación): Los submarinos entraban en contacto con un convoy, pero antes de iniciar el ataque, los oficiales al mando deciden qué formación adoptar. Por lo general se utilizaba un semi-círculo alrededor de la línea de aproximación del convoy.

Lauerstellung (Mentir en espera): Un submarino procede a dar una posición, donde los buques creen que probablemente pueda encontrarse, realmente ha desinformado y espera por los buques al acecho.

Misiones Especiales: En ocasiones los u-boats son enviados a cumplir misiones especiales como infiltrar espías y saboteadores (fundamentalmente en territorio americano) y para la colocación minas y boyas metrológicas.

U-boats disponible: Los U-boats no vinculados a una formación en particular, son asignados a un área operacional de la red operativa y en un cuadrante desde donde debían esperar órdenes.

Pese a todos los esfuerzos realizados por la Marina alemana, se había producido un giro decisivo en los acontecimientos a favor de los aliados. En el Golfo de México y Mar Caribe se fue implantando el uso de la escolta y de pequeños convoyes, además del reforzamiento sustancial del patrullaje aéreo naval, por lo que la zona comenzó a dejar de ser propicia para la acción efectiva de los submarinos, pues la oportunidad de hallar una ocasión favorable de ataque se redujo sustancialmente. Las pérdidas de submarinos causadas por la acción de la aviación resultaban realmente altas y se adoptó la táctica de que los submarinos operarán de forma individual en áreas como el Canal Viejo de Bahamas, El Paso de los Vientos (Cuba) y Jamaica, una de las zonas más transitadas entonces por los mercantes de acuerdo a las informaciones de que disponía el mando alemán; no obstante, las condiciones climáticas adversas y la necesidad de permanecer sumergidos por prolongados periodos de tiempo no favorecían la permanencia de los u-boats en dichas zonas. En las áreas marítimas de Trinidad la situación se presentaba de forma similar, aunque en esta zona, resultaban más favorables a la acción de los submarinos, en especial al Este, pues el sistema de convoyes no se había regularizado y la presencia de unidades navales (destructores fundamentalmente) resultaba escasa, en tanto, que el patrullaje aéreo resultaba aún insuficiente. Los éxitos esporádicos en los ataques por parte de los u-boats, se debían en gran medida, a que allí aún era posible encontrar mercantes navegando en solitario; por ello la zona Este de Trinidad hasta Freetown, se convirtió en un  puntos focal de la acción de grandes u-boats e incluso de medianos, según las posibilidades que se presentaran para su abastecimiento combustible. La nueva situación propició que para finales de 1943, la guerra submarina se fuera  trasladando cada vez más hacia el Atlántico norte, sin que por otra parte, el arma submarina al mando de Döenitz mostrara signos evidentes de recuperación y por el contrario, cada vez se acentuaban más sus pérdidas.  La superioridad tecnológica aliada había puesto en jaque a las fuerzas de u-boats del III Reich, que fueron cediendo terreno. El 7 de mayo de 1945 tenía lugar la última acción de la flota submarina del Almirante Döenitz, con el hundimiento del U-320 al mando de  Heinz Emmirch. 

La flota de los u-boats alemanes había logrado hundir durante todo el período que duro el conflicto mundial, más de 3.500 buques aliados, la inmensa mayoría de ellos mercantes, lo que supone un equivalente a 14 millones de toneladas, en tanto las pérdidas humanas ascendían a 30.248 hombres. Las pérdidas alemanas por su lado, se cifran en poco más de 780 submarinos hundidos, de cuyos tripulantes, unos 39.000 en total, sólo cerca de 9.000 sobrevivieron a esta batalla; convirtiéndose la submarina, en el arma del III Reich que mayores pérdidas sufrió durante toda la guerra.

La Batalla del Atlántico, incluyendo en esta, las acciones libradas en el Golfo de México y Mar Caribe (Batalla del Caribe) constituyó uno de los episodios más importantes de la Segunda Guerra Mundial; fue la batalla más larga de toda la contienda bélica y en la que se decidió, como en ninguna otra, el curso de la guerra a favor de las fuerzas aliadas.





[1]NARA, National Archives and Records Administration, Washington. “Guides to the Microfilmed Records of the German Navy, 1850-1945. Records Relating to U-boat Warfare, 1939-1945”:  BUp, Diario de Guerra. 15 de mayo de 1943. Informe B.d.U. Ref. 2555 A4, pág.382;  número PG-30323, número de Rodillo 4065.

[2] Cañón antiaéreo instalado en los u-boats; de estos cañones (flusabwehrkamome); se diseñaron y construyeron dos modelos el Flak 30 y el Flak 38 en dos versiones; cañón dúplex (zwilling) y cuádruple (vierling). A finales de la guerra submarina se instaló una nueva versión, los flak M/42.
[3] Nombre en clave de una especie de señuelo acústico, dirigido a confundir la señal de los torpedos. Se fabricaron varias versiones, el FXR (USA) y CAT  (Canadá).
[4] NARA, National Archives and Records Administration, Washington. “Guides to the Microfilmed Records of the German Navy, 1850-1945. Records Relating to U-boat Warfare, 1939-1945”: BdU, Diario de Guerra. 24 de mayo 1943, pág 433. Número PG 30324, número de Rodillo 4064.

[5]NARA, National Archives and Records Administration, Washington. “Guides to the Microfilmed Records of the German Navy, 1850-1945. Records Relating to U-boat Warfare, 1939-1945”: BdU, Diario de Guerra. Diciembre de 1943. Informe; Armamento Flak para los buques. Situación 1º de dieciembre de 1943, INCISO Nº 6 Cohetes, pág 348.  número PG-30336, número de Rodillo 4067.