jueves, 1 de agosto de 2013

U-boats en el Ma Caribe






YATE  “PILAR”, EL CAZA SUBMARINOS DE  ERNEST HEMINGWAY




Por  Maximino Gómez Álvarez 
(Historiador y Vice-Presidente de la Asociación para la Investigación y Difusión de la Historia Naval de Cuba)


El escritor norteamericano Ernest Hemingway, desde su temprana juventud sintió una especial satisfacción por las aventuras; son conocidas las jornadas de sus safaris africanos vividas en las sabanas de Kenia, que le servieron de inspiración a su elevado talento creativo en Las Nieves del Kilimanjaro;, allí en medio del peligro y de lo desconocido, daba vuelo a su extraordinaria personalidad en el enfrentamiento hombre-bestia salvaje, que parecía imprimirle un extraño vigor a su espíritu. Muy conocidas son también sus incursiones marineras, esa atracción que sentía por el mar, su interés por la navegación y la pesca deportiva, donde podía mostrarse así mismo los límites de la entereza humana, que nutría su ego y fortalecían el despliegue de su imaginación creativa, de ello resultaron obras como El Viejo y el Mar (Premio Nobel de Literatura y Premio Pulitzer e Islas en el Golfo).


El historiador e investigador Maximino Gómez Alvarez entrevistando al escritor cubano Norberto Fuentes en su casa de Coral Gable, Florida. Fuentes es un reconocido experto en la vida de Ernest Hemingway y autor  de la obra Hemingway en Cuba.


 El autor junto al escritor Norberto Fuentes.

El historiador Maximino Gómez junto al equipo de realización durante el rodaje de la entrevista al escritor cubano Norberto Fuentes.


Cuando estalla la 2ª Guerra Mundial, el escritor no tarda en implicarse en la causa a favor de los aliados, convirtiendo su Finca Vigía en la sede del conocido Crook Factory (Fábrica de maleantes), una especie de “servicio de información y espionaje”, que no tardaría en contar con el asesoramiento del F.B.I. y cuyo principal propósito era la detección y desenmascaramiento de la 5ª columna y de su papel de activa colaboración con las fuerzas del Eje Roma-Berlín-Tokio. 

Pero si ello no fuera suficiente, Hemingway llevó a cabo un osado proyecto, convertir a su embarcación, el yate “El Pilar” en una suerte de caza submarinos.  Era una época en que la costa cubana se había convertido en lugar frecuente de la incursión de los submarinos nazis, y sus intrincadas cayerías, cuajadas de canalizos y vegetación tropical, podían convertirse en el sitio perfecto para que los u-boats permanecieran ocultos a la espera de sus presas habituales, los buques mercantes, para efectuar sus sorpresivas y macabras incursiones. Hemingway conocía perfectamente estos parajes, los cuales había recorrido desde antaño, en la época en que en compañía de Mayito Menocal y utilizando el yate “Delicias”, propiedad del padre de éste, el Presidente cubano Mario García Menocal habían incursionado aquellas aguas una y otra vez.



 
Don Gregorio, patrón del yate "Pilar". Al morir el escritor norteamericano le dejaba en herencia su yate,  que él mantuvo atracado en Cojímar hasta que decidió donarlo al Museo hemingway.                                                    














 Ernest Hemingway en su época de Cazador de U-boats.



Hemingway con su amigo Carlos Gutiérrez a bordo del yate” Pilar”. Foto Diario de la Marina.


Yate "Pilar"en aguas del Golfo. 


Yate "Pilar a la salida de la Bahía de La Habana; al fondo el histórico Castillo del Morro. 


Con los royalties de la novela "Por quién doblan las campanas", Hemingway  había adquirido años atrás su propio yate, al que bautizó con el nombre de “El Pilar”, embarcación construida de caoba y roble, de 11,86 metros de eslora y 3,65 de manga y dotada de un motor Chrysler de 100hp cuya construcción fue realizada por los astilleros de la Wheeler Yacht  & Company de Brookliyn, New York. Para este nuevo uso como embarcación de guerra, el escritor pintó de negro la embarcación, la armó con una ametralladora Thonson y varias docenas de granadas de mano y bombas caseras, reclutando, además, una tripulación que quedó integrada por Gregorio Fuentes, patrón de la embarcación, un telegrafista de la embajada norteamericana, un grupo de fornidos pelotaris vascos y cubanos, entre ellos Félix Areito, Juan Durañona, Pachi Ibarlucea, Paco Garay y el propio Hemingway. El embajador Sprullien Braden financió el proyecto, brindándole asesoramiento a través del servicio de inteligencia naval estadounidense, pagándole un sueldo mensual de $1.000 y suministrándole 122 galones de nafta para la embarcación. Con todo esto,  Hemingway llevó a cabo el patrullaje de una larga franja marítima de la costa cubana, simulando tratarse de una expedición oceanográfica; sin embargo, el encuentro con un submarino alemán jamás tuvo lugar, el azar no quiso que ello se produjera, a pesar de la obsesión del norteamericano porque aquello hubiera tenido lugar; no obstante, es muy probable que en algún momento, la presencia de dicha embarcación sirviera para ahuyentar a algún intruso, pero ello es también, pura especulación. En aquellos años Hemingway, en una de las cartas escritas a su amigo y compañero de armas, el cineasta soviético Roman Karmén, relata sus peripecias en la caza de submarinos nazis: "aquí en Cuba, también estoy combatiendo a los fascista", relata en su misiva.


 
Serie de documentos desclasificados del F.B.I., donde se informa en detalle de las actividades del escritor norteamericano en Cuba, su relación con el embajador norteamericano Mr. Braden, así como con excombatientes españoles leales a la República; las actividades del Crow Factory y los intentos de Hemingway de desenmascarar a prominentes figuras políticas de la Isla sospechosas de colaborarción con el enemigo, como en el caso del General Manuel Benítez, Jefe de la Policia cubana y donde se mencionan, a demás, sus actividades secretas en coordinación con la US Navy. En algunos de los documentos de este "dossier" aparecen tachados párrafos enteros (?).















Finalmente el propio F.B.I. puso punto final a la “aventura hemingwayana”, cancelando el proyecto y hoy, aquellos hechos sólo han quedado como un recuerdo pintoresco de unos difíciles y dramáticos tiempos.


 Yate "Pilar", hoy convertido en Museo.


.......................................................................................................

Fuentes:

-Gómez Alvarez , Maximino; Entrevista al escritorcubano Norberto Fuentes .
-Smoking Gun (documentos).